• No olvide activar sus altavoces. Esta presentación tiene sonido.
  • Dado el interés que suscita la osteoporosis y el problema derivado de la falta de adherencia del paciente al tratamiento, le proponemos esta puesta al día que podrá realizar en menos de 25 minutos para conocer algunos datos importantes en materia de epidemiología y abordaje terapéutico de la osteoporosis.
  • Toda la información está referenciada.
    Puede consultar las referencias en el apartado BIBLIOGRAFÍA.
La osteoporosis (OP) es una enfermedad del esqueleto en la que existe una disminución de la masa ósea con deterioro de la microarquitectura del tejido óseo y el consiguiente aumento de la fragilidad del hueso y susceptibilidad a fracturas.1
Como enfermedad crónica prevalente, la OP constituye un problema de salud pública, con importante repercusión médica por su morbimortalidad y por el impacto socio-económico que conlleva.2
La OMS establece una definición operativa basada en la T-score de la densidad mineral ósea (DMO)3
El pico de masa ósea alcanzado por las mujeres es inferior al de los hombres, lo que explica, junto con el déficit estrogénico de la menopausia, la mayor incidencia de osteoporosis en el sexo femenino, siendo la osteoporosis posmenopáusica la más frecuente, causada, precisamente por ese déficit estrogénico que altera el equilibrio del remodelado óseo.1
La edad y la menopausia van a influir notablemente en la disminución de la resistencia del hueso, al desequilibrar el remodelado óseo y provocar la pérdida de masa ósea1
Además, entre el 53 y el 92% de las fracturas en mujeres mayores de 50 años se atribuyen a la osteoporosis4

1 de cada 3 mujeres con OP sufrirá una fractura osteoporótica, que provocan un incremento del riesgo de mortalidad y una importante discapacidad.1

Las fracturas vertebrales suelen pasar desapercibidas, ya que la mayoría son asintomáticas o provocan unas molestias que pueden ser diagnosticadas como “dolores de columna”. Suelen ser un hallazgo casual al realizarse una radiografía de tórax, abdomen o raquis, efectuada por cualquier otra causa.1

Las fracturas de cadera aumentan con la edad, produciéndose unos 15 años después de las fracturas de muñeca y vertebrales.1

SEIOMM considera que se debe intervenir terapéuticamente en las siguientes personas:3
1. Aquéllas que padecen una osteoporosis posmenopáusica o del varón que hayan sido diagnosticadas por criterios clínicos (padecimiento de una fractura por fragilidad) o por criterios densitométricos (T-score igual o inferior a -2,5 en la DMO de columna lumbar, cuello femoral o cadera total).

2. Aquéllas que no cumpliendo los referidos criterios de osteoporosis (es decir, con osteopenia o masa ósea baja), sí presentan un riesgo de sufrir fractura lo que justifica tanto el coste del tratamiento como el riesgo de experimentar los posible efectos adversos derivados del mismo. En concreto, cabe mencionar por su relevancia dos situaciones clínicas:
  • Pacientes sometidos a tratamiento con corticoides.
  • Valores de DMO superiores al umbral de osteoporosis, pero próximos a él (por ejemplo, T igual o inferior a -2) asociados a la presencia de uno o varios factores de riesgo añadidos que actúen independientemente de la masa ósea (edad avanzada, índice masa corporal inferior a 20, antecedente familiar de fractura de cadera, artritis reumatoide, asociación de tabaquismo y alcoholismo severos, diabetes). Si los factores de riesgo actúan a través de su efecto sobre la masa ósea, no deben ser tenidos en cuenta a estos efectos, dado que quedan recogidos en el valor de T.
EL CORRECTO CUMPLIMIENTO DEL TRATAMIENTO:
UN PROBLEMA PENDIENTE


La interrupción temprana del tratamiento para la osteoporosis es muy habitual6
Los resultados del estudio SIDIAP (realizado con 127.722 pacientes) mostraron que:
más de la mitad de los pacientes habían abandonado el tratamiento tras el 1er año6
Al bajar el nivel de adherencia, aumenta el riesgo de fractura.
Un 50% de adherencia deja a las pacientes en aproximadamente el mismo riesgo de fractura como la no terapia1
La percepción de una parte de los encuestados (43,8%) es que la adherencia al tratamiento es baja, pues consideran que más del 25% de sus pacientes olvidan tomar su medicación.7
Los efectos secundarios y la complejidad de la administración son las principales causas que motivan un cambio de tratamiento.7

¿Cómo favorecer la adherencia terapéutica?7

La disminución de la frecuencia de la toma de medicación, la educación al paciente y el seguimiento del cumplimiento terapéutico podrían favorecer el cumplimiento y la adherencia terapéutica.

El 88,9% de los facultativos opinan que una forma galénica soluble mejoraría la tolerabilidad gástrica de los bifosfonatos y favorecería el cumplimiento del tratamiento por parte de los pacientes.

es una solución oral de 70 mg de ácido alendrónico preparada y lista para tomar 1 vez a la semana10
  • No es necesario disolver en agua
  • Con una apariencia y sabor que refuerza su toma antes del desayuno10
  • Más cómodo10
  • Su régimen de administración más sencillo reduce los errores de administración10
Su concentración por debajo del 1% permite evitar las irritaciones y problemas descritos con las formulaciones sólidas.9
    La solución oral de ácido alendrónico presenta:
  • Agentes viscosizantes que optimizan el transporte a través del aparato digestivo.9
  • Un tránsito gastrointestinal más rápido, independientemente de la posición del cuerpo y de la anatomía funcional en comparación con los comprimidos de 70 mg.9
Además con Soludronate® un mayor número de pacientes disfrutan de los BENEFICIOS del alendronato:8-9 Gracias a su mejor tolerabilidad y a que la solución oral accede más rápido al lugar de absorción, ésta podría ser una buena solución para los pacientes encamados.9
Adherencia al tratamiento para pacientes tratados con BIFOSFONATOS EN COMPRIMIDOS12

245 pacientes tratados con comprimidos de (n=104), risedronato (n=95) e ibandronato (n=46).12
Adherencia al tratamiento para pacientes tratados con SOLUCIÓN ORAL DE ALENDRONATO12

118 pacientes tratados con solución oral de alendronato.12
La vía directa a los productos y servicios de Rubió para los profesionales sanitarios implicados en el abordaje multidisciplinar de las patologías reumáticas y autoinmunes.

1. Bastida Calvo JC. Guía práctica del manejo de la osteoporosis y de la prevención de la fractura por fragilidad en Atención Primaria. Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG). 2017. Disponible en www.semg.es

2. Carbonell Abella C. La osteoporosis en Atención primaria. Rev Osteoporos Metab Miner. 2011;3(2):73-4.

3. Sociedad Española de Investigación Ósea y del Metabolismo Mineral (SEIOMM). Guías de práctica clínica en la osteoporosis posmenopáusica, glucocorticoidea y del varón. 2014 (Actualizada Abril 2015). Disponible en www.seiomm.org

4. Naranjo A, Ojeda-Bruno S, Bilbao A, Quevedo JC, Henríquez-Hernández LA, Rodríguez-Lozano C. Resultados de un modelo de prevención secundaria de fractura osteoporótica coordinado por reumatología centrado en la enfermera y el médico de atención primaria. Reumatol Clin. 2014;10(5):299-303.

5. Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN). Osteoporosis 2ª Edición. Documentos clínicos SEMERGEN. 2016. Disponible en: //www.semergen.es/index. php?seccion=biblioteca&subSeccion=detalleDocumento&idD=100

6. Carbonell-Abella C, Pages-Castella A, Javaid MK, Nogues X, Farmer AJ, Cooper C, et al. Early (1-year) discontinuation of different antiosteoporosis medications compared: a population-based cohort study. Calcif Tissue Int. 2015;97(6):535-41.

7. Blanch J, Casado E, González J, Valdés C, Ruiz-Baena J, Palomino R, et al. Percepción de los profesionales médicos respecto la adherencia terapéutica de los pacientes con osteoposis. Rev Osteoporos Metab Miner. 2016;8(1):15‑23.

8. Brandi ML, Black D. A drinkable formulation of alendronate: potential to increase compliance and decrease upper GI irritation. Clin Cases Miner Bone Metab. 2013;10(3):187-90.

9. Gómez C, Antonelli C, Flynn D, McDaid D, Roldán EJ. Upper gastrointestinal tract transit times of tablet and drinkable solution formulations of alendronate: a bioequivalence and a quantitative, randomized study using video deglutition. Calcif Tissue Int. 2012;91(5):325-34.

10. Ficha técnica Soludronate® Semanal 70 mg solución oral.

11. Neyro JL, Elorriaga MA. Adherencia como problema en osteoporosis: Alendronato soluble como solución. Rev Osteoporos Metab Miner. 2018;10(Supl 1):S18-22.

12. Coaccioli S, Celi G, Crapa ME, Masia F, Brandi ML. Alendronate soluble solution: a higher adherence rate in the treatment of osteoporosis. Clin Cases Miner Bone Metab. 2014;11(2):123-5.